Uso de Internet y las nuevas tecnologías

Escrito por EmilioMurias |31 May 15 |

Uso de Internet y las nuevas tecnologías

En fechas recientes asistí a una charla impartida por la Policía Nacional sobre el uso de internet y las nuevas tecnologías. Cuando leemos el título lo primero que se nos pasa por la mente puede ser algo así como “yo ya sé cómo funciona internet”, “qué me van a contar a mí” o “¿de verdad hay alguien que todavía no sepa cómo funciona?” Sí. Así son las cosas. Pero nada más cerca de la realidad.

Antes de nada siempre tenemos que tener en cuenta que todo lo que hacemos en internet deja huella (huella digital). No sirve con borrar una cuenta de email o de no abrir más tu Facebook… Hoy en día dejamos huella con los Me Gusta de Facebook, cuando enviamos un Whatsapp, cuando buscamos en google, al entrar a una web, al hacer pedidos online, cuando contactamos por email o un formulario…

Es curioso pero antes de utilizar una aplicación (tipo Facebook, Whatsapp, Instagram…) nos dan unas condiciones para utilizarla. Normalmente, me atrevería a decir que más del 99% de los usuarios de dichas aplicaciones, NO LEEN los términos y condiciones, o dicho de otro modo: es como si vamos al banco y firmamos un contrato sin leer lo que pone.

Pues bien. Cuando vemos minuciosamente esas condiciones vemos que damos permiso a encender la webcam si la aplicación lo requiere o cambiar los contactos de la agenda o conectar el audio en cualquier momento o ubicar nuestra posición actual o acceder a los mensajes de email… Realmente accederíamos a todas esas cosas si nos pusiéramos a leer las condiciones de uso de las aplicaciones? ¡Probablemente no! Pero no las leemos.

Cuando entramos en una página web deberían ser accesibles las normas de uso. Bien sea como aviso legal o como Política de Privacidad o cualquier nombre por el estilo. Cuando una programador hace una web debería dejar claro el proceso de recogida de datos y para qué se van a utilizar cosas como las cookies. Cuando esto ocurre, el usuario puede consultar y ver las condiciones de uso y leerlas tranquilamente. No se suelen leer tampoco pero deberían estar disponibles. Lo bueno es que las condiciones suelen ser siempre muy buenas y amigables para el usuario, es decir: se utilizan cookies para mejorar la experiencia de navegación en la web, para datos estadísticos, para ver el tráfico que llega a la web, para saber si se conectan desde móvil o Pc o bien si nuestros clientes llegan desde un país y otro… De cualquier modo suelen ser condiciones de uso que no implican nunca acciones del tipo mostrado anteriormente como encender la webcam o activar el sonido. Sin embargo, utilizamos todos los días aplicaciones tanto en el móvil como en el Pc que no sabemos muy bien (o nada) lo que nos pueden hacer. Ahí viene el problema: cuando usamos esas aplicaciones (en muchos casos desarrolladas en otros países) accedemos a entrar bajo sus términos.

¿Qué significa eso? Que cuando entramos a Facebook y publicamos una foto no podemos decir que esa foto es nuestra. La información es de la red social. Eso quiere decir que rápidamente se puede propagar esa foto a personas que no son nuestras amigas y llegar a completos desconocidos.

Pero es que, ¿todos los contactos son nuestros amigos?. Posiblemente tengamos contactos a los que no conocemos en persona. Y claro: les contamos que vamos con nuestros hijos de vacaciones y además enviamos nuestra ubicación… De ese modo accediendo a nuestra red social verán nuestra dirección e incluso les estamos animando a venir a robarnos ya que no hay nadie en casa y ya tienen nuestra dirección.

Sí. En efecto, es un caso exagerado. Pero está pasando. Son cosas que vamos revelando sin ningún tipo de cuidado y que pueden llegar a ver extraños. Pongamos un caso: Vamos a un bar y nos ponemos a hablar con un desconocido y le explicamos en qué domicilio vivimos y además que vamos a estar afuera… y ponemos fotos de nuestra familia (por si la encuentran cerca del domicilio…). ¿Realmente lo haríamos? ¿Y si ya lo estamos haciendo pero en una red social?.

Hay muchos datos nuestros por internet. Ahora dirá alguno… Que va. Yo no dejo mi nombre real y yo hago trampa. Pues aún así notarás que entras un día a ver unas flores y luego cada vez que navegas están dos meses saliendo sin parar anuncios sobre flores… y también sobre el coche que estabas mirando…. ¿Porqué? Porque tus datos (aún no ciertos) se almacenan y se pasan a empresas que gestionan anuncios para anunciarte lo que buscas. Pues claro hombre. ¿Para qué van a mostrar a un hombre cómo vuela un cuervo si lo que le gusta es la cocina? A esa persona le saldrá publicidad de cosas de cocina mientras que la publicidad de animales sí que saldrá pero a otro usuario que le interese mejor. Además, ¿en serio te crees que por poner datos falsos puedes hacer lo que te vaya dando la gana sin atenerte a la legislación vigente? ¡La Policía no es tonta! Bueno vale no quiero generalizar pero digamos que hay algunos de ellos que tienen muchos conocimientos técnicos y acceso a información muy potente sobre tí.

Hace poco tiempo salieron fotos a la luz de chicas desnudas que son famosas. Utilizaban los servicios de “La nube”. ¿Realmente es seguro? ¿cómo pudo ser? Pues de varias formas. Desde pirateando claves hasta con una aplicación que da permiso a leer los email o acceder a las fotos de la galería de tu Smartphone.

Otro ejemplo es el que salió hace tiempo sobre un energúmeno que se dedicaba a encender las webcam de los portátiles, tablets, pcs… de modo que espiaba a todas las vecinas. Hay que tener conocimientos de informática para hacer eso y además es cierto que si te pillan te descuertizan (por decirlo de algún modo) pero… ¿porqué arriesgarse? Es aconsejable tapar las webcam con una pequeña pegatina cuando no se esté utilizando. ¿No lo habías pensado? ¿De verdad te gusta que un ordenador esté en la habitación donde tu hijo se cambia de ropa con una cámara colocada que un desgraciado puede llegar a activar sin pedirte permiso? ¿Y si además ya le has dado permiso a una aplicación para haerlo?

Precisamente por eso os hablaba de la diferencia entre una página web y una red social ya que en la página web se gestiona de otro modo todo el proceso de datos. En España existe la LOPD y se han de cumplir ciertas cosas. Por ejemplo: en las páginas web de Estados Unidos te ponen en una página aquello de Suscríbete y sólo tienes que poner el email y enviar. Aquí en España no sirve. Aquí hay que poner claras las normas de uso. ¿Porqué? Porque cuando un usuario envía un dato por internet a una página web tenemos que cumplir la legislación vigente. “Sí, es que yo no almaceno datos” dirá alguno. Ya pero… si en la web pones un formulario para que te contacten y te envíen número de teléfono nombre apellidos dirección… ESO SON DATOS. Por tanto en España se deben tratar de otro modo y andar con mayor cuidado mientras que a diario utilizamos redes sociales y aplicaciones que nos van recogiendo nuestra huella digital.

Volvemos al tema de la huella digital: Ya tenemos un poco más claro que lo que hacemos en internet o el móvil deja huella. También tenemos más claro que lo que nosotros hacemos con una página web tiene una regulación diferente a las aplicaciones y a las redes sociales.

Entonces… ¿De verdad necesitamos saber sobre internet y el uso de las nuevas tecnologías? Seguro que ya más de uno piensa diferente que cuando comenzó a leer el artículo.

Es por todo eso que hacemos una reflexión: A día de hoy nos dedicamos a “subir información”. Somos sociables. ¿Es eso malo? No. Para nada. Sólo hay que tener algo de cuidado de lo que se pone. No deberíamos poner vídeos que nos puedan comprometer (caso por ejemplo de cierta persona que era concejal de un Ayuntamiento en España) o bien fotos que puedan ser consideradas problemáticas.

Entramos entonces en una nueva dimensión: Cuando nuestros hijos usan nuestro móvil… o si nosotros reenviamos cierta información que nos llega nosotros somos los responsables de la información que se envía. Si nos llega por ejemplo el caso de una foto de un menor desnudo y le damos a reenviar estamos distribuyendo pornografía infantil. Ojo porque eso está fuertemente penado por ley y los problemas en los que nos podemos meter son muy gordos. Por tanto siempre hay que tener cuidado con lo que se lleva en el móvil (nos lo pueden robar o en un despiste hacen un reenvío y luego nos lo dejan donde lo habíamos puesto…). También con el ordenador, la Tablet etc. Somos responsables de nuestros actos y existe esa huella digital. Esa en la que si hacemos alguna barbaridad llegará la policía pidiendo explicaciones. ¿De verdad queremos eso? Nosotros no queremos. Tampoco las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Por tanto no seamos brutos y comencemos a pensar un poco con lo que hacemos con las nuevas tecnologías.

Esa es mi reflexión: Hay que pensar cuando se hacen las cosas y COMPORTARSE EXACTAMENTE IGUAL QUE EN NUESTRA VIDA COTIDIANA. Que tengamos redes sociales no nos permite insultar a la gente. Que nuestros Whatsapp sean la repera no quiere decir que tenemos que andar enviando nuestros datos bancarios ubicación creencias gusto sexual etc. Ahí está la clave: si nuestros comportamiento ante las nuevas tecnologías es como lo hacemos en la vida real no deberíamos tener mucho mayor problema. Ojo: si en la vida real eres un macarra y te dedicas a insultar a la gente y quemar contenedores entenderás que lo que estoy escribiendo no va para ti.

Es cierto que la mayoría de los usuarios no piensa en hacer esas gamberradas (en algunos casos) o actos delictivos (en otros) pero también lo es que hay un peligro potencial y que no deberíamos darles la oportunidad de fastidiar. Por tanto no hay que alarmarse con todo lo que he escrito anteriormente pero sí que podemos pensar que eso es posible y que en algún momento podría volver a ocurrir. No sería la primera vez.

Haz uso responsable de las nuevas tecnologías ya que dejas huella y tienes unos derechos pero también unas obligaciones.


Uso de cookies en Muriasdigital

muriasdigital.es (esta web) utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies